lunes, 5 de diciembre de 2016

"PALCO DE LA LOCURA" y el Dr. Adrián Gramary. ( En Vigo el 14-12-2016)

El próximo 14 de diciembre se presenta en Vigo el libro "Palco de la locura" de Adrián Gramary. 



El Dr. Adrián Gramary, se define en su blog "Lecturas psiquiátricas"  como ciudadano del mundo, habitante del universo virtual hispano-galego-portugués...y que trabaja como psiquiatra en el “grande Porto”.

Ya viejo conocido de nuestro blog, hemos tenido la oportunidad de disfrutar algunos de sus trabajos e intervenciones sobre psiquiatría clinica, historia de la psiquiatría, arte y psiquiatría, psiquiatría forense, rehabilitación psiquiátrica, literatura... en congresos y jornadas en Ourense, Coimbra y Porto, recuperando así una perdida relación científica/personal entre la medicina y la psiquiatría de Galicia y la del norte de Portugal.

Recomendamos desde este blog la lectura de su "Palco de la locura", así como queremos desearle un gran éxito y reconocimiento por este nuevo trabajo.
*********************************************************************************



++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

TEXTO DE LA INTERVENCIÓN DEL PSIQUIATRA SANTIAGO LAMAS EN LA PRESENTACION DE "PALCO DE LA LOCURA" EN OURENSE, 17/11/2016.


Presentación de PALCO DE LA LOCURA.Los demonios en Picasso, Hemingway, Marilyn…Adrián Gramary. Follas Novas . 2016[1].
Publicado por: Santiago Lamas
Fecha de publicación: Viernes, 18 noviembre, 2016

Hace unos meses, después de leer el libro de Adrián Gramary en su edición portuguesa, escribí una reseña para una revista de la especialidad que los dos compartimos en la que decía: los artículos recogidos en este libro de Adrián Gramary, poseen una infrecuente virtud. Podrían ser publicados tanto en una revista psiquiátrica como en una revista literaria y no de las menos importantes…

La lectura, relectura, de la versión en español, como era previsible, confirma lo escrito en aquella ocasión aunque a mí, por razones que non vienen al caso, me gusta más la versión portuguesa.

En el prólogo, Gramary avisa de que su libro, quiere ser, una reivindicación de la lectura y del buen lector… lectura como placer, como investigación, como fuente de reflexión y como tentativa de conocimiento del otro…No sé si su aviso llegará a muchos de nuestros colegas pues hace años, creo, que muchos psiquiatras, de siempre los más lectores de los médicos, (y con ellos muchos nuevos y viejos lectores ajenos a la profesión), dejaron de leer, por lo menos en el sentido que Gramary pretende. La prosa científica psiquiátrica es hoy un erial en el que, con algunas excepciones, ni existe una mínima voluntad de  estilo en su redacción, ni encontraremos en ella ejemplos, citas o recursos expresivos tomados de Shakespeare, Virxilio, Proust, Platón, Hemingway o Primo-Levi para ilustrar existencias en riesgo, casos clínicos o borrosas entidades diagnósticas aún nacientes. Hasta no hace mucho, revistas de primera línea de la especialidad acogían artículos científicos rigurosos que no ignoraban estas fuentes literarias e incluso en sus páginas,podían leerse reseñas literarias que tuvieran relevancia o interés para el oficio psiquiátrico siguiendo, no sé si por conocimiento o por propia decisión, el dictum de Roland Barthes que escribía en alguna de sus obras, que la literatura, ese amplio repertorio de conocimientos de los comportamientos humanos, abarca todos los saberes, si bien añadía,  de forma no científica. El abandono, hay que decirlo,  no fue total pero no deja de ser curioso que este recurso a la literatura, las artes o la filosofía[2], lo vamos a encontrar hoy, con excepciones como la de Gramary, en neurólogos como Antonio Damasio, Oliver Sacks o Ramachandran a los que su disciplina, más “dura” que la  psiquiatría, no los predestinaba.Habrá que preguntarse porqué…

Hace tiempo que no leo las revistas de psiquiatría por lo que no puedo acreditar si recuperaron esa vieja costumbre pero sospecho que las cosas cambiaron y van ahora por otro camino,  más apropiado para unos tiempos en los que la lectura se apaga, las librerías cierran,y el silencio, obligado para cualquier lectura verdadera, hay que buscarlo en lugares apartados.

Gramary,es uno de esos lectores resistentes que se mueve con habilidad y conocimiento tanto en el campo de la psiquiatría como en el de la literatura, la pintura o la danza. Con una prosa limpia y un contar claro y bien, como defendía don Álvaro Cunqueiro, las vidas y muertes de Hemingway, Stefan Zweig  o Primo-Levi, (ese escritor al que nada menos que George Steiner describía como, supremo, supremo, supremo),la ceguera histérica de Hitler, los dilemas éticos que nacieron con Hiroshima y la víctima inesperada de Claude Eatherly, que nunca se perdonó a sí mismo haber concedido desde su avión de reconocimiento el permiso atmosférico que  el Enola Gay precisaba para su misión,los dilemas  éticos de Gunther Anders-Eichman- Hannah Arendt- Harry Truman que siguieron, la infortunada vida de Marilyn y su peculiar relación con sus psicoanalistas, los psiquiatras de los juicios de Nuremberg, Van Gogh, Nijinsky, Charcot, Picasso y como sobrevivir a la siembra de suicidios póstumos que dejó entre sus allegados, Virxinia Woolf y su historia familiar, clínica, amorosa y literaria, son algunas de las vidas y de sus  avatares que tienen acogida en estas páginas de Palco de la Locura.

Es un lugar común pensar que las Humanidades humanizan. George Steiner, asegura que no es así y esa posibilidad corre inquietante todo a lo largo de su numerosa obra….

Un hombre-dice Steiner escribiendo sobre el nazismo- puede leer a Goethe o Rilke por la noche, puede tocar a Bach o Schubert, e ir por la mañana a su trabajo en Auschwitz…¿Cuales son los nexos, hasta ahora poco conocidos, entre las pautas intelectuales psicológicas del saber literario elevado y las tentaciones de lo inhumano?…

La pregunta de Gramary en este libro tiene parentesco con la de Steiner: ¿Cuáles son los nexos de la creatividad literaria o artística con la locura?. ¿Por qué la locura en sus diversas manifestaciones, suele ser la compañera de las más altas cimas de esa creatividad?. Hay algunas pistas en este libro no respuestas definitivas…¿Acaso alguien las tiene?.

No es lo mismo un psiquiatra que escribe que un escritor que es psiquiatra. El primero tiende a explicar obras y vidas reduciéndolas a una patología. El segundo, añade su saber a los demás saberes con los que entender esas obras y vidas. Aquí, hay un escritor brillante y un lector no menos brillante, (cosa pienso yo, aún más difícil)  que acontece que  es psiquiatra por oficio  y aprovecha  – también- las herramientas de su oficio cuando hace al caso.

Decía Pierre Bourdie, que una cosa es el prestigio, que conceden los colegas, y otra la popularidad, que otorga el público de los mas-media y son asuntos muy diferentes. Cualquiera que no esté fascinado por esa especie de psiquiatría o psicología popular mass-mediática,que no prestigiosa, con sus recetas para la felicidad a la vuelta de la esquina o los avatares de un neurotransmisor, saldrá más sabio de la lectura de este libro y disfrutara haciéndolo porque hay mucho más en él que ese acostumbrado ejercicio de etiquetado diagnóstico que practican algunos  de nuestros  colegas que parecen pensar que basta con un diagnóstico para iluminar la vida y las obras de artistas, escritores o políticos. No es esa la intención de Gramary y por si hubiera alguna duda, el mismo advierte que  su libro quiere huir de ese artefacto pretencioso denominado psicobiografía o patobiografía…

Uno, que ya va mayor y lleno de lecturas, reconoce en las primeras páginas de cualquier texto el talento de quien sabe contar y cualquiera que coma yo,se acerque a estas páginas, no tengo duda, que encontrará algunas respuestas y como en todo buen libro, muchas nuevas preguntas fundamentales que antes desconocía. Este pequeño texto que leo, es el elogio de un lector agradecido que disfrutó y aprendió con este Palco de la locura y si tienen alguna duda en lo que afirmo, están en su derecho, pueden comprobarlo por si mismos. Basta con  leerlo.

Por cierto; hermosa dedicatoria la del libro: Aos meus pais que vão conmigo…

Un aviso, este por mi cuenta. Un estudio publicado en septiembre de este año en Social Science and Medicine afirma lo siguiente. Se estudiaron 3.635 participantes de más de 50 años a las que se siguió durante 12 años midiendo sus parámetros de salud y sus hábitos de lectura. Las conclusiones fueron: los que dedican más de 3,5 horas a la semana a la lectura de libros, (los periódicos, comics etc. no valen) viven de promedio dos años más que los no lectores.No es mal momento para iniciar o continuar el “tratamiento” con este libro.(http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277953616303689)

[1]Adrián Gramary, Vigo 1967. Estudió medicina en Compostela. Psiquiatría en el Hospital Magalhães Lemos de Porto.Hoy, ejerce la psiquiatra en Porto, en el hospital Conde Ferreira. Va y viene entre Vigo y Porto todas las semanas.


[2] El libro de antiguo psiquiatra y premio Nobel Eric Kandel, The Age of Insight, es una muestra de ciencia y humanidades.
**********************************************************************************